jueves, 12 de abril de 2018

La picadora manual

El mes pasado fue mi cumpleaños.
Mi regalo fue una picadora de verduras manual, ¡y estoy encantada! 😊

Que sí, que ya sé que hay gente que opina que los regalos no deben ser cosas "útiles" sino algo especial que tú misma no te comprarías.
Pero yo discrepo. Porque no me gusta acumular cosas tontamente, porque algo que sé que voy a utilizar me hace más ilusión que un cachivache inútil por bonito que sea.
Y si aún por encima resulta que es tan práctico como este, pues ya ni te cuento.


Personalmente no me gustan las picadoras eléctricas, primero porque suelen ser aparatosas (o complementos para batidoras con muchos accesorios) y segundo porque me parece difícil controlar la finura con la que quieres picar las verduras (con el consiguiente riesgo de pulverizarlas).

Había visto algunas de estas picadoras a cuerda, muy económicas, pero de calidad dudosa. El bazar asiático está bien para ciertas cosillas, pero para algo así... pues ya no me atrevo.

La que me han regalado ya es otra calidad.
Se trata del modelo Rotomac de la marca Metaltex (ya tengo otros productos de esta marca y en general estoy contenta) aunque supongo que habrá más marcas que también fabriquen en una calidad similar.
Si queréis ver máis información técnica, este en concreto se vende en Amazon aunque el mío fue adquirido en un comercio local. Pero para que valga de referencia, ahora mismo tiene más de 100 referencias en Amazon, ¡casi todos de 5 estrellas!

Pero a lo que voy, al corte.
Colocas unas piezas de verdura dentro, tiras de la cuerda un par de veces y ya la tienes picada. Se tarda segundos, en serio, segundos.

Por ejemplo, he sacado fotografías de cebolla y de puerro tras tirar de la cuerda tan solo 5 veces.
La cebolla ya está perfecta para un sofrito bien fino, al puerro puedo darle una o dos veces más, controlando perfectamente el tamaño que obtengo.


¿Y qué tal con verduras más duras?
Pues también he sacado fotos de una zanahoria, que tras 5 tirones está bastante más picada de lo que hago a cuchillo, pero para una preparación en la que la quiera bien fina mirad como queda en 10.

Y con ingredientes más blandos como el pescado también queda bien, perfecto para hacer unas albóndigas o unas hamburguesas diferentes.
He de suponer que con la carne no habría problema, pero personalmente siempre pido que me la piquen en la carnicería.


Luego está el tema de la limpieza.
Tanto el recipiente como las cuchillas se separan y pueden lavarse en el lavavajillas. Si lo haces a mano, mucho cuidado porque las cuchillas están muy muy afiladas.
Obvio, ¿no? Pues aquí la tonta de turno tuvo que cortarse un par de veces para aprender a tener cuidadito 😥
Eso sí, la tapa, que es donde está el mecanismo, no puede lavarse. Hay que limpiarla con un paño húmedo.

Y un efecto secundario inesperado: ¡ya no lloro al picar cebolla!

1 comentario :

¡Me hace un montón de ilusión que me dejéis un comentario en mi pequeño blog!

Si os gusta lo que veis, si os animáis a probar alguna de mis recetas, o si se os ocurre alguna sugerencia sobre como puedo mejorarlas o de otras parecidas que me puedan apetecer, ¡me encantaría saberlo!