jueves, 22 de junio de 2017

Receta: Té frío (por maceración)

Con este calorazo, que bien sienta tener una bebida fresquita esperándote al llegar a casa.
Así que mi consumo de té se dispara. Claro, es que en mi nevera hay siempre una jarra de esta bebida fría esperándome.



Hace unos años me compré esta jarra con infusor, que padece el mismo mal que mis pantalones cortos: se pasa meses y meses olvidada en un altillo de un armario.
Pero cuando llega el calor me acuerdo de unos y de otros, y nos hacemos inseparables de nuevo... por una temporada.

Y es que la uso solo para una cosa: para hacer té frío.
En invierno me preparo solo una taza de té, no tiene sentido usar una jarra de un litro, pero ahora en verano me resulta mucho más cómodo dejar preparada bastante cantidad macerando toda la noche.

Sí, he dicho macerando. Porque el agua de esta infusión no llego a calentarla en ningún momento.
Nada de hervir agua, para luego esperar a que se enfríe o aguar la infusión a base de hielos, ni complicarse haciendo hielos de té y yo qué sé cuantos inventos.
Con agua fría y tiempo se prepara una infusión igualmente deliciosa... pero más fresquita.