lunes, 20 de noviembre de 2017

Receta: Atún encebollado

El pescado no es mi fuerte.
En general no me disgusta, pero en lo que a cocinarlo se refiere acabo siempre haciendo las mismas tres o cuatro cosas.
Con la carne me atrevo mucho más a experimentar, pero si viene del mar lo más seguro es que innove poco, poquito.
Así que es un poco como la pescadilla que se muerde la cola (jeje, el símil viene que ni pintado) porque como me repito tanto tampoco apetece incluirlo en el menú con frecuencia, y me temo que acabamos comiendo mucha más carne que pescado.

Esto viene a cuento de que he comprado atún.
Tampoco es que sea de lo que más compro (suelo optar más por las piezas de ración) pero tenía buena pinta, estaba bien de precio y hacía algún tiempo que no lo comíamos.
Así que lo compré... y lo cociné como siempre.



En mi defensa diré que el atún encebollado es facilísimo de preparar, require pocos ingredientes y normalmente los tienes todos ya en casa, y para rematarla queda una salsita la mar de rica de esas de mojar pan.
Así que ¿para qué complicarse?

En realidad, lo único sorprendente es que no lo hubiese publicado en el blog hasta ahora.
Pero a eso ya le he puesto remedio.

jueves, 16 de noviembre de 2017

Receta: Pulled pork (en slow cooker)

Hay recetas que tenía clarísimo desde el principio que quería hacer en la Crock Pot.
Esta no es una de ellas.
Es más, ni tan siquiera es el tipo de cosa que acostumbre cocinar.
Pero me la he encontrado tantísimas veces, he leído tantos comentarios sobre lo bien que queda, que al final me he animado y todo.

Se trata del pulled pork, la típica carne desmenuzada que en las pelis norteamericanas vemos preparar en la barbacoa para luego meter en panecillos para hamburguesa. Esa, esa misma.

A mí me sale llamarle carne mechada de cerdo, aunque creo que en algunas zonas de España lo de mechar se refiere a otra cosa, y además el especiado de esta receta tiene un toque particular, así que no me voy a meter en berenjenales y el nombre ni lo toco. ¡Pero la carne me la zampo!


Cuando fui a comprarla paleta de cerdo, mi carnicero me dijo que no tenía la pieza que le pedía. Ya sabéis, cada uno hace los cortes que sabe que vende.
Pero lo bueno de ir a una carnicería de confianza en lugar de adquirir estos productos en un supermercado, es que le puedes contarle los usos a los que los quieres destinar y él ya se encarga de sugerir un corte apropiado. Y para mí que así en crudo todo me parece igual eso me viene la mar de bien.

Así que, ya con la compra hecha, seguí la receta al pie de la letra y me inicié en el extraño mundo del cocinado nocturno.
Que sí, que sí, que la carne empezó a cocinarse nada más y nada menos que a las 4 de la mañana mientras una servidora dormía plácidamente, y al llegar a casa a mediodía la tenía lista para ser deshebrada (lo cual, dicho sea de paso, se hace un momento de tan jugosa que queda).

Se puede comer así tal cual, acompañada de ensalada o de arroz, que fue lo que hicimos el primer día.
Y el resto ha ido directito al congelador, pensando en que cuando venga algún día con horarios complicados podemos hacer un bocata a la plancha con carne y queso. ¡Ya se me hace la boca agua!

domingo, 12 de noviembre de 2017

Menú semanal (2)

Todas las semanas organizo nuestro menú semanal el viernes, para poder hacer la compra el fin de semana (a excepción de los productos frescos) y así desentenderme de la toma de decisiones a lo largo de la semana.
Me simplifica la vida.

Pero en cambio publicarlo me cuesta horrores, y eso que me había propuesto hacerlo con frecuencia para mantener el blog activo incluso en las semanas en las que no estoy muy innovadora en la cocina.
De hecho este menú que comparto ahora es en realidad el de la semana pasada, pero como acabo de publicar algunas recetas que hice entonces me parece que es de lo más oportuno.




jueves, 9 de noviembre de 2017

Receta: Cake de calabacín y queso curado

El calabacín es, al igual que la zanahoria o la calabaza, uno de esos vegetales que quedan muy bien en preparaciones dulces.
Al principio sorprende un poco ver recetas de bizcochos de calabacín, pero llega un momento en el que se acaba por ver de lo más normal, como quien dice tarta de zanahoria o dulce de calabaza.
Tanto es así que me siento un poco obligada a avisar que este cake es salado.


En el blog ya he publicado esta receta de bizcocho dulce de calabacín, así que ahora le toca el turno a esta versión salada que había en uno de mis libros de recetas.
La receta original llevaba queso parmesano pero yo lo he sustituído por un queso curado de sabor fuerte, y el resultado es igualmente bueno.

Eso sí, la emoción del peque al ver bizcocho duró solo un bocado. Está claro que él lo hubiese preferido si fuese dulce.

lunes, 6 de noviembre de 2017

Receta: Salsa teriyaki casera

Me apetecía hacer una receta entre cuyos sus ingredientes aparecía la salsa teriyaki comercializada por determinada marca.
Pero, claro, si la puedo hacer yo en casa muy fácilmente, ¿para qué comprarla?

El teriyaki es una técnica culinaria en la que se utiliza una salsa dulce y brillante, que da un aspecto característico a los platos que se hacen con ella.
De hecho, teriyaki no es el nombre de la salsa (eso es una ocurrencia occidental) sino del método de cocinado en el que se emplea, pero como no quiero ser tiquismiquis le llamaré así a la salsa como es costumbre por estas latitudes.

En Japón lo utilizan sobre todo con pescado y pollo, pero los extranjeros (que somos menos de pescado) lo usamos fundamentalmente con carnes. Lo típico, adaptándolo a nuestros gustos.
Por ejemplo, hace tiempo que tengo una receta de salmón al estilo teriyaki en mi blog, pero si la hiciese hoy en día simplemente aplicaría un poco de la salsa que he preparado en esta ocasión.


A la hora de hacerla busqué alguna receta en internet, pero lo que encontré no terminó de convencerme.
Y al final la clave la encontré nada más y nada menos que en la Wikipedia. Sí, en la Wikipedia, pero en japonés. (Y eso que hace mucho que no practico ¡y me cuesta horrores leerlo!)

Así que la proporción de ingredientes que tenéis en esta receta es ni más ni menos la que mandan los cánones de la famosa enciclopedia.
Aunque me imagino que serán muchos los que hagan modificaciones sobre esa receta base, a mí el resultado me ha parecido muy bueno así que así se queda de momento.

Una curiosidad:
Los nipones escriben de forma diferente (aunque se lea igual) la palabra teriyaki (照り焼き) para referirse al estilo tradicional de cocinado o teriyaki (テリヤキ) para hablar de las ocurrencias occidentales en las que usamos esta salsa a nuestra manera.
Yo solo lo comento.


martes, 31 de octubre de 2017

Dieta blanda

Esto de los virus es lo que tiene. Que los pilla primero el peque y la mitad de las veces cae alguno de los padres también.
La lotería gastrointestinal me ha tocado a mí esta vez, así que me he cuidado de ponerme un poquito a dieta, pero dieta de las de régimen (bastante) restrictivo.
Y, claro, eso me ha puesto el menú semanal patas arriba. ¡Qué rabia!

A falta de una entrada con una receta al uso, he recopilado algunas ideas e información con respecto a la dieta llamada "blanda" que se hace típicamente tras un caso de diarrea.



sábado, 28 de octubre de 2017

Receta: Costillas de cerdo asadas (en slow cooker)

Las costillas son una de esas piezas que asocio sistemáticamente con la parrilla.
Pero no tengo parrilla (ni sitio donde ponerla) así que las pocas veces que las compro las hago al horno. Pocas justamente porque ni se me pasan por la cabeza cuando planeo hacer carne al horno.

Pues esta vez ni lo uno ni lo otro. ¡En la Crock Pot!
Al fin y al cabo estrené la olla con unos muslos de pollo, que no dejan de ser otro de esos platos que típicamente hubiese preparado al horno, y ahora que ya he aprendido un par de cosillas más me decidí a intentar otro tanto con una tira de costillas.


El resultado es diferente a los anteriores, tanto como ellos entre sí.
La carne queda jugosa, se separa sola del hueso, pero el dorado previo evita que quede con una sensación de estar cocida.

Las patatas, por cierto, también tienen una razón de ser.
Si ponemos la carne directamente al fondo, al ir soltando sus jugos (no, dorar no sella los jugos en el interior, eso es un mito) se nos acabaría guisando en ellos.
Pero si colocamos debajo patatas, son estas las que se guisan mientras que las costillas permanecen secas.
Y, ya de paso, tenemos parte de la guarnición hecha. Una ensaladita y listos.

miércoles, 25 de octubre de 2017

Receta: Champiñones guisados (en slow cooker)

Si el otro día publicaba una receta con setas, hoy toca otra con sus primos los champiñones.
Pero esta vez he vuelto a utilizar mi Crock Pot, que hay que seguir experimentando y esta receta tan versátil me vendrá al pelo en multitud de ocasiones.

Esta vez la he utilizado como cena ligera (para 2 personas) pero podría ser un entrante o primer plato (para 4) o, en esas ocasiones en las que hay más bocas que alimentar, el acompañamiento de una carne al horno o a la plancha.
Y una comida lista sin tener que estar prácticamente pendiente.




La receta es de Crockpotting y, para variar, la he seguido casi casi al pie de la letra.
Una servidora ya casi nunca cocina con vino u otros alcoholes, es lo que tiene tener un pequeñajo en casa, pero lo cierto es que la mayoría de los platos quedan igual de bien sustituyéndolo por un buen caldo casero.

domingo, 22 de octubre de 2017

Receta: Solomillo con salsa de setas

Esta temporada va de recetas rápidas y facilonas, que no hay ni tiempo ni ganas de complicarse.
La que traigo hoy no es con slow cooker, que el aparatejo tiene que descansar un poco, jajaja. Aunque sin duda habrá más porque sigo experimentando.

Y en plan rápido y sabroso, ¿qué mejor que utilizar solomillo?
Lo pasas en un momento en la sartén, acompañas con una salsa, y ya está. Delicioso.


Esta receta es una variante de mi receta de solomillo con salsa a la pimienta, pero en este caso con setas, que le quedan muy bien.
Lo cierto es que es una salsa muy versátil que acepta bien diferentes ingredientes, es muy agradecida.

Por cierto, la salsa la hice con antelación, de modo que al llegar a casa fue suficiente ponerla a calentar mientras se hacía la carne.
¡Y a comer en un periquete!

jueves, 19 de octubre de 2017

Receta: Guiso de ternera (en slow cooker)

Reconozco que una de las cosas que me atraen de las ollas de cocción lenta es que están hechas para platos como los guisos y estofados.
Es un tipo de comida que me gusta, que resulta muy atractiva y además me parece sencilla de preparar.
Lo único que necesita es algo de tiempo, no es un plato para improvisar, pero ahora con la Crock Pot ni siquiera tengo que encargarme de vigilarlo y estar en casa pendiente de apagarlo. Programo y listo.


Hay muchas recetas diferentes de guisos de ternera, pero en esencia todas son muy similares.
Como era mi primera vez guisando en la Crock Pot decidí hacer algo especialmente sencillo y sin complicaciones, con unos pocos ingredientes básicos.

Y, sobre todo, sin añadir caldo a la preparación.
Se hace un poco raro, acostumbrados como estamos a añadir líquido a los guisos, pero al estofarse a baja temperatura los propios jugos y el vapor son suficientes para crear una deliciosa salsita.
El pan, ¡imprescindible!

lunes, 16 de octubre de 2017

Receta: Pollo a la cazuela (en slow cooker)

Esta es la receta con la que estrené mi Crock Pot (olla de cocción lenta, slow cooker, llámesele como se quiera, que yo todavía no la he bautizado de ninguna manera) así que no podía menos que hacerle una fotillo para compartirla en el blog.
¡Es mi plato iniciático!

Estas primeras recetas son un poco "de prueba" porque quiero ver cómo se porta la Crock Pot con distintos tipos de recetas.
Una de las cosas que me interesa es poder utilizarla como alternativa al horno.
El horno es, para mí, un método efectivísimo para cocinar porque no requiere estar apenas pendiente de lo que cocinas. Pero es que si además ese tipo de recetas las puedes programar, vamos, esto es una bicoca.


La receta original la vi en blog Pan, uvas y queso, aunque una servidora se tomó alguna licencia.
Que sí, que incluso para estrenarla no me pude contener, que eso de seguir las recetas al pie de la letra se me da fatal.

Un plato sencillo pero sabroso. Y lo mejor es que podría cocinarse él solito y terminar justo antes de que llegásemos a casa del trabajo.
Creo que el cachivache este y yo nos vamos a llevar muy bien :)

viernes, 13 de octubre de 2017

Receta: Lasaña de champiñones y lombarda

Hoy traigo otra receta con lombarda.
Si es que al final hasta le estoy cogiendo el gusto, así ligeramente salteada tiene un sabor y una textura que me parece que podría ir bien en multitud de platos. Y junto con la zanahoria siempre queda bien, así que es un fondo bien majo para unas verduritas.

Y, claro, es que incluso un relleno sencillo es un éxito si lo usas para hacer lasaña.


Lo que tenemos aquí es una lasaña vegetal con champiñones acompañados por lombarda y zanahoria. Así de sencillo.
La salsa de tomate que utilicé era tomate triturado de lata y como podéis ver era un pelín aguado. Aunque el sabor final no desmereció, está claro que hubiese lucido más con una salsa de tomate más densa (y casera ya ni os cuento).





martes, 10 de octubre de 2017

Ollas programables VS Slow cookers ¿SÍ? ¿NO? ¿Cuál?

Este año mi horario de trabajo es un tanto peor de lo que solía ser, así que una vez más me he vuelto a plantear el comprarme una olla eléctrica que me permita simplificar la elaboración del menú semanal.

No diré que no puedo vivir sin ella, porque hasta ahora me he apañado: organizándome el fin de semana para cocinar extra, hacer siempre de más para congelar por si acaso, dejar casi terminado el plato la noche anterior para luego solo tener que dar el último toque en el horno... y si todo falla filete a la plancha con ensalada de bolsa, que más rápido no se puede.
Pero este aparato lleva ya unos años tentándome con sus promesas de hacer todo ese proceso más sencillo y ahora finalmente he caído en la tentación.

Pero una vez tomada la decisión, resulta que hay como mil millones de aparatejos distintos ¡pero muy muy distintos entre sí!
Así que me he propuesto hacer un pequeño estudio teórico (que no una comparativa, pues no poseo varios de estos cachivaches), a ver si así acierto.



sábado, 7 de octubre de 2017

Receta: Arroz con lombarda

Tengo muchos recuerdos de los veranos que pasaba con mis tíos y con mi prima cuando era pequeña, pero curiosamente casi ninguno de esos recuerdos es gastronómico. O quizás no es tan curioso, ya que de niña tampoco es que fuese una gourmet.
Recuerdo que los lácteos eran todos desnatados. Recuerdo que mi tía hacía quiche lorraine, que de aquellas me parecía de lo más exótico y hoy en día es uno de mis platos de fondo de armario. Y recuerdo que compraban col lombarda.
La lombarda, qué curioso. ¡Ni siquiera recuerdo si me gustaba o no! Pero esa especie de repollo de extraño color me llamaba mucho la atención.

Nunca he tenido costumbre de utilizarla, pero el otro día compré una para una receta concreta y me sobró un montón.
Así que empecé a echársela a todo, que si pico un poco para la ensalada, que si le añado otro poco al sofrito, que si va en el relleno de la lasaña... Y, oye, no está mala.
Además ha aguantado bastantes días en el frigorífico, que es un puntazo a su favor.



miércoles, 4 de octubre de 2017

Receta: Gachas de avena

Desde hace algún tiempo estoy intentando evitar los típicos desayunos "comerciales".
Vamos, no quiero comprarme el paquete de galletas (de las que soy incapaz de comerme solo las tres o cuatro que se supone son una ración) o los cereales de caja (que vienen siempre saturadísimos de ingredientes en los que prefiero ni pensar).

Así que a veces me tomo un vaso de té con una tortilla al estilo japonés recién hecha.
Y otras opto por eso que ahora en todos los blogs de cocina llaman porridge, aunque yo tengo el recuerdo de que en las películas antes siempre lo traducían por gachas de avena. (¿Ahora en las pelis ya no sale? Es que me suena a algo del pasado.)
Pero en un ejercicio de pereza lingüística en casa les llamo simplemente avena, que ya se me entiende que tampoco es que me la vaya a comer a cucharadas, vamos.

De hecho, puestos a ser puntillosos y respetar la nomenclatura original, creo que el porridge así a secas se hace con harina de avena y lo que yo hago se llamaría rolled oats porridge.
Pero no me hagáis mucho caso, eh, que es solo la sensación que me han transmitido algunos blogs extranjeros e igual es un localismo o qué se yo.



He preparado la avena de varias formas, y creo que la que más me gusta es cociéndolos. Queda una textura más cremosa que me gusta más. Y tampoco se tarda tantísimo tiempo.
Si los voy a compartir con el peque añado un poco de leche fría para que se atemperen más rápido, porque a él también le gustan :)

Se pueden hacer sin cocción, simplemente con un remojo de varias horas.
Esto he encontrado que normalmente le llaman overnight oats, y si hacéis una búsqueda por internet veréis que hay quien se prepara unos vasitos muy vistosos con esa avena remojada, yogur y fruta fresca (u otros ingredientes).
Creo que pueden ser una fantástica opción si queremos que nos entren por los ojos y nos apetezca más... incluso si lo que en el fondo lo que realmente querríamos desayunar es un kilo de donuts.

Todo es cosa de probar, así que en esta entrada archivo las dos recetas juntitas.

domingo, 1 de octubre de 2017

Receta: Pan de plátano

Hace exactamente un mes que nos hemos mudado.
Un piso más amplio, más cómodo en muchos aspectos. La cocina tiene más espacio de trabajo (lo que me encanta) aunque no hay sitio para comer en ella (y eso ya no me gusta tanto).
Y empieza a estar todo en su sitio, ya nos sentimos instalados.

Al cambiarnos de barrio también es momento de conocer algunas tiendas locales.
Sigo comprando en la misma carnicería, porque estaba encantada con ella, pero sí que me he animado a cambiar de frutería porque las de esta zona tienen mejor género y más variedad (de hecho alguna vez ya veníamos hasta aquí por cosas concretas).
Aunque hay una cosa que me gusta: no puedes servirte tú mismo.

Sobre todo me da rabia porque esto ralentiza un montón. A veces hay un montón de cola, van atendiendo a uno por uno, y como esto no deja de ser un pueblo pues se ponen de charla con cada uno.
Solo le veo la ventaja de que al menos así la fruta no está manoseada por un montón de manos.


Claro en la primera compra esta supuesta ventaja se ha vuelto en mi contra. Me he percatado de que yo tampoco puedo comprobar el punto de la fruta... y las fruteras tienen su propio criterio >_<
Así que les pido plátanos, especificando que estén verdes (que es como le gustan a mi pareja) y me dan unos cuyo color exterior es verde, sí, pero que a la mañana siguiente ya estaban madurisíiiiiisimos.

Superada la sorpresa inicial, he aprovechado para hacer un bizcocho con plátano, de esos que llaman panes aunque no lo sean.
Mira, que con lo de comprarlos verdes es rarísimo que lleguen a estar lo suficientemente maduros como para usarlos en este tipo de dulces.

Como tenía una receta de pan de plátano con nueces y arándanos que recuerdo que me había gustado (por algo está en el blog) decidí hacerla en plan simplificado porque el peque todavía no come bien comida con trocitos.
Y aquí la tenéis, una sencilla receta de pan de plátano, con ingredientes muy básicos pero que queda jugosa y deliciosa.

miércoles, 30 de agosto de 2017

Las vacaciones pasan factura

Las vacaciones se acaban, y es el momento de volver a casa, de volver a la rutina (más o menos). Y de volver a subirnos a la báscula.
¡HORROR! ¿PESO TODO ESTO?
¿Pero quién me mandaría a mí? Si ya sabía que había ganado mucho peso, mira que tengo ganas de fustigarme cifrándolo en una cantidad.



Pues sí, en estas vacaciones he engordado mucho. Muchísimo. Más de 6 kilos.

Es algo cíclico, cuando por fin consigo estar más o menos a gusto con mi peso, nos vamos de vacaciones y vuelvo a engordar.
Pero es que esta vez es una barbaridad.

Me declaro culpable. Culpable de avalanzarme sobre las numerosas viandas que se nos han ofrecido. De no saber decir que no a golosina alguna que se cruza en mi camino. De haber optado en cada ocasión por lo más palatable aunque sea menos saludable. De escudarme y excusarme por "estamos de vacaciones" y "total por una vez no pasa nada".

Así que por un lado me alegro de que se hayan acabado las vacaciones.
Volvemos a nuestra casa, donde intentamos mantener las tentaciones a raya, donde el café no se acompaña ni de churros ni de croissants, donde no hay helados en el congelador, donde los yogures son naturales... porque si en casa no hay tentaciones es más fácil tener fuerza de voluntad.

Y así, poco a poco, deshacernos de los malditos kilos que se nos han acumulado tan tontamente este verano.
Pero temiendo ya que las vacaciones de invierno sean un poco más de lo mismo.
¡Que la fuerza me acompañe!

jueves, 22 de junio de 2017

Receta: Té frío (por maceración)

Con este calorazo, que bien sienta tener una bebida fresquita esperándote al llegar a casa.
Así que mi consumo de té se dispara. Claro, es que en mi nevera hay siempre una jarra de esta bebida fría esperándome.



Hace unos años me compré esta jarra con infusor, que padece el mismo mal que mis pantalones cortos: se pasa meses y meses olvidada en un altillo de un armario.
Pero cuando llega el calor me acuerdo de unos y de otros, y nos hacemos inseparables de nuevo... por una temporada.

Y es que la uso solo para una cosa: para hacer té frío.
En invierno me preparo solo una taza de té, no tiene sentido usar una jarra de un litro, pero ahora en verano me resulta mucho más cómodo dejar preparada bastante cantidad macerando toda la noche.

Sí, he dicho macerando. Porque el agua de esta infusión no llego a calentarla en ningún momento.
Nada de hervir agua, para luego esperar a que se enfríe o aguar la infusión a base de hielos, ni complicarse haciendo hielos de té y yo qué sé cuantos inventos.
Con agua fría y tiempo se prepara una infusión igualmente deliciosa... pero más fresquita.

domingo, 29 de enero de 2017

Receta: Pechuga de pollo con salsa de curry

Es hasta curioso que haya tantas y tantas recetas típicas de mi cocina (por fáciles, por rápidas, por socorridas) que no forman parte de mi blog.
¿Será justamente porque son tan sencillas que nunca me he complicado en ponerlas por escrito?
Quizás.
Pero por ese mismo motivo digo yo que habrá que reivindicarlas con más razón.

Así que aquí traigo una de esas recetas, que casi todos los meses acaba tocando tomar algún día porque además de ser rápida siempre tengo a mano todos los ingredientes.


Lo único un poco exótico sería el curry, pero a mí me gusta mucho y siempre hay un bote en casa (o bien de curry o bien simplemente de cúrcuma), así que cero complicaciones.

Y además es perfecta para preparar con antelación y luego dar un golpe de calor en el último momento.
Así que no hay excusas para no prepararla los días en los que llevo más prisa.

jueves, 19 de enero de 2017

Menú semanal

Uno de los blogs que he comenzado a seguir con mucho interés es Pan, uvas y queso.
Me gusta mucho su estilo porque no se complica demasiado con lo estrictamente estético del blog (hay fotos muy vistosas pero sin pretensiones fotográficas, en las que ves la comida que presenta y no todo un complicado montaje decorativo a su alrededor) pero sobre todo porque tiene recetas deliciosas, simples y con ingredientes que todos podemos encontrar facilmente.

Pues Alicia publica de vez en cuando un menú semanal en el que comparte algo más que recetas, también la organización de las comidas de su casa.
Me ha parecido una idea genial, ¡así que se la he copiado!





Este ha sido nuestro menú de la semana que ya toca a su fin.
Y, curiosamente, ahora que me pongo a la tarea de enlazar a las recetas es cuando me percato de que justamente los platos más típicos en nuestra casa, los que hago con frecuencia, nunca han sido publicados en el blog.
¡Me lo apunto como deberes!