martes, 8 de marzo de 2016

Receta: Papilla de avena y manzana (para bebés)

Los bebés requieren todo nuestro tiempo, eso es innegable.
Así que estoy en una fase de cocina de subsistencia, bastante poco creativa, en la que repito mis platos clásicos de siempre y procuro cocinar por adelantado siempre que puedo, ¡porque nunca sabes que imprevisto vas a tener a última hora!

Y además hay que cocinar para el pequeño glotoncillo, que disfruta un montón de la comida sin importar si se trata de un puré de verduras o de un trocito de plátano que ha suplicado al ver a su padre comerlo.
Los potitos en esta casa no se estilan demasiado, porque del mismo modo que procuro no consumir precocinados tampoco me gusta dárselos a él, así que me ha tocado ponerme al día con el tema de cocinar papillas.

Tampoco es que tenga mucha ciencia: cocinar (sin sal), pasar por la batidora... y ya está.
Vale, eso para verduras, frutas y carnes está bien, pero ¿y los cereales? Pues también.



Por eso a veces hago papillas de fruta con copos de avena.
Los copos de avena son un cereal fácil de encontrar, aún más fácil de preparar, y las frutas con más agua ganan consistencia al hacerse papilla con cereales, con lo que es mucho más fácil dársela al peque.

Entre un papillita de vez en cuando y el obligado mordisquito de corteza de pan, ¡vamos servidos de cereales!