miércoles, 15 de mayo de 2013

Receta: Arroz frito chino

Arroz tres delicias, se le llama.
Claro que luego hay quien lo hace con cuatro, cinco,  o incluso más de esas "delicias", tanto que a veces parece que se le han echado todos los restos que quedan por casa.
Y luego que está lo de llamarle delicias a unos guisantes es un poco de chiste, ¿no? Caramba, que con ese nombre una espera poco menos que caviar.

Arroz frito me parece a mí que es un nombre más acorde con este jugoso y humilde plato, del que hay muchas recetas distintas por ahí circulando.
De las que hice ninguna me convenció totalmente, pero de varias saqué ideas para acabar preparándolo a mi manera, de forma que el arroz quede suelto pero jugoso e impregnado de sabores.



Mi receta lleva guisantes, zanahoria, gambas y tortilla.
El jamón cocido es otro ingrediente clásico, pero yo no lo añado porque procuro evitar los fiambres comerciales, y ese no deja de ser un producto hiper-procesado que lleva más sal y azúcares que jamón. Claro que en estos detalles, cada uno con sus cadaunadas.

Da para dos raciones generosas, suficientes para una cena ligera, o bien como acompañamiento para cuatro personas, servido por ejemplo con un pollo al limón y unos rollitos de primavera.
Y si vamos a preparar un menú casero en plan restaurante chino, que no falte la salsa agridulce, por supuesto.


Ingredientes (para 2)

  • 1 taza arroz largo
  • 1/2 taza gambas
  • 1/2 taza guisantes
  • 1 zanahoria
  • 2 huevos
  • 4 cucharadas soperas vino blanco
  • 1 cucharada sopera salsa de soja
  • sal, aceite
  • salsa agridulce (opcional)


Preparación


Ponemos a cocer el arroz en el modo en que acostumbremos y, mientras tanto, vamos preparando el resto de los ingredientes.
Mantendremos un ojo en él, eso sí, porque no queremos que se nos quede demasiado blandurrio.

Pelamos y troceamos la zanahoria.
La cocemos en una cazuelita, junto con los guisantes.
Una vez cocidos, los escurrimos y los reservamos para luego.

Con los huevos preparamos una tortilla francesa. Ultimamente preparo siempre tortilla al estilo japonés porque me resulta muy jugosa, aunque no sea lo más ortodoxo.
Una vez preparada, la cortamos en trocitos pequeños y la reservamos para más tarde.

En una sartén amplia (que puede ser la misma en la que hemos hecho la tortilla, si limpiamos cualquier posible resto) calentamos un poco de aceite para sofreír las gambas.
Cuando tomen un poquito de color, añadimos los guisantes y los trocitos de zanahoria y cocinamos todo junto durante un par de minutos.
Vertemos el vino y la salsa de soja, mezclamos bien, y dejamos a fuego lento mientras se reduce parcialmente.

Escurrimos muy bien el arroz y lo agregamos también a la sartén.
Vamos removiendo mientras toma un colorcito brillante por todos los lados.
Añadimos finalmente los trocitos de tortilla, mezclando bien, y servimos.

Podemos acompañar con salsa agridulce si lo deseamos.

4 comentarios :

  1. Qué rico Laura! Nunca lo he preparado y me encanta la idea de ponerlo con el pollo al limón, para comer un domingo por ejemplo...sano y rico, mmm
    Un acierto como siempre!!! Gracias por compartir tus recetas y tus ideas ;))

    ResponderEliminar
  2. Me encanta el arroz en todas sus versiones, este no es para menos. Un arroz ideal, fácil, sabroso y sano. No se le puede pedir más.

    Besines

    ResponderEliminar
  3. !!! Que bueno !! Yo he subido hoy una buena receta para acompañar este plato.. es una ricura, me llevo tu receta, ya te contare los resultados, Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Yo cambio la delicia de gambas por la de jamón dulce. Muy bueno tu arroz y es un plato que sirve como único y como guarnición, que muchas veces nos olvidamos de ellas y son igual de importantes que el alimento fuerte. Se ve suelto y jugoso, con muy buena vista.
    Bsts

    ResponderEliminar

¡Me hace un montón de ilusión que me dejéis un comentario en mi pequeño blog!

Si os gusta lo que veis, si os animáis a probar alguna de mis recetas, o si se os ocurre alguna sugerencia sobre como puedo mejorarlas o de otras parecidas que me puedan apetecer, ¡me encantaría saberlo!