lunes, 20 de noviembre de 2017

Receta: Atún encebollado

El pescado no es mi fuerte.
En general no me disgusta, pero en lo que a cocinarlo se refiere acabo siempre haciendo las mismas tres o cuatro cosas.
Con la carne me atrevo mucho más a experimentar, pero si viene del mar lo más seguro es que innove poco, poquito.
Así que es un poco como la pescadilla que se muerde la cola (jeje, el símil viene que ni pintado) porque como me repito tanto tampoco apetece incluirlo en el menú con frecuencia, y me temo que acabamos comiendo mucha más carne que pescado.

Esto viene a cuento de que he comprado atún.
Tampoco es que sea de lo que más compro (suelo optar más por las piezas de ración) pero tenía buena pinta, estaba bien de precio y hacía algún tiempo que no lo comíamos.
Así que lo compré... y lo cociné como siempre.



En mi defensa diré que el atún encebollado es facilísimo de preparar, require pocos ingredientes y normalmente los tienes todos ya en casa, y para rematarla queda una salsita la mar de rica de esas de mojar pan.
Así que ¿para qué complicarse?

En realidad, lo único sorprendente es que no lo hubiese publicado en el blog hasta ahora.
Pero a eso ya le he puesto remedio.

jueves, 16 de noviembre de 2017

Receta: Pulled pork (en slow cooker)

Hay recetas que tenía clarísimo desde el principio que quería hacer en la Crock Pot.
Esta no es una de ellas.
Es más, ni tan siquiera es el tipo de cosa que acostumbre cocinar.
Pero me la he encontrado tantísimas veces, he leído tantos comentarios sobre lo bien que queda, que al final me he animado y todo.

Se trata del pulled pork, la típica carne desmenuzada que en las pelis norteamericanas vemos preparar en la barbacoa para luego meter en panecillos para hamburguesa. Esa, esa misma.

A mí me sale llamarle carne mechada de cerdo, aunque creo que en algunas zonas de España lo de mechar se refiere a otra cosa, y además el especiado de esta receta tiene un toque particular, así que no me voy a meter en berenjenales y el nombre ni lo toco. ¡Pero la carne me la zampo!


Cuando fui a comprarla paleta de cerdo, mi carnicero me dijo que no tenía la pieza que le pedía. Ya sabéis, cada uno hace los cortes que sabe que vende.
Pero lo bueno de ir a una carnicería de confianza en lugar de adquirir estos productos en un supermercado, es que le puedes contarle los usos a los que los quieres destinar y él ya se encarga de sugerir un corte apropiado. Y para mí que así en crudo todo me parece igual eso me viene la mar de bien.

Así que, ya con la compra hecha, seguí la receta al pie de la letra y me inicié en el extraño mundo del cocinado nocturno.
Que sí, que sí, que la carne empezó a cocinarse nada más y nada menos que a las 4 de la mañana mientras una servidora dormía plácidamente, y al llegar a casa a mediodía la tenía lista para ser deshebrada (lo cual, dicho sea de paso, se hace un momento de tan jugosa que queda).

Se puede comer así tal cual, acompañada de ensalada o de arroz, que fue lo que hicimos el primer día.
Y el resto ha ido directito al congelador, pensando en que cuando venga algún día con horarios complicados podemos hacer un bocata a la plancha con carne y queso. ¡Ya se me hace la boca agua!

domingo, 12 de noviembre de 2017

Menú semanal (2)

Todas las semanas organizo nuestro menú semanal el viernes, para poder hacer la compra el fin de semana (a excepción de los productos frescos) y así desentenderme de la toma de decisiones a lo largo de la semana.
Me simplifica la vida.

Pero en cambio publicarlo me cuesta horrores, y eso que me había propuesto hacerlo con frecuencia para mantener el blog activo incluso en las semanas en las que no estoy muy innovadora en la cocina.
De hecho este menú que comparto ahora es en realidad el de la semana pasada, pero como acabo de publicar algunas recetas que hice entonces me parece que es de lo más oportuno.




jueves, 9 de noviembre de 2017

Receta: Cake de calabacín y queso curado

El calabacín es, al igual que la zanahoria o la calabaza, uno de esos vegetales que quedan muy bien en preparaciones dulces.
Al principio sorprende un poco ver recetas de bizcochos de calabacín, pero llega un momento en el que se acaba por ver de lo más normal, como quien dice tarta de zanahoria o dulce de calabaza.
Tanto es así que me siento un poco obligada a avisar que este cake es salado.


En el blog ya he publicado esta receta de bizcocho dulce de calabacín, así que ahora le toca el turno a esta versión salada que había en uno de mis libros de recetas.
La receta original llevaba queso parmesano pero yo lo he sustituído por un queso curado de sabor fuerte, y el resultado es igualmente bueno.

Eso sí, la emoción del peque al ver bizcocho duró solo un bocado. Está claro que él lo hubiese preferido si fuese dulce.